Acerca de los rebotes 

Los rebotes se producen cuando un correo electrónico no se puede entregar a una dirección de correo electrónico. Cuando un correo electrónico rebota, se clasifica como rebote suave o rebote duro.
A continuación, aprenderás acerca de los tipos de rebotes, las pautas de los límites de rebotes y cómo manejar las altas tasas de rebotes.

Tipos de rebotes

Los rebotes duros son direcciones a las que se les niega la entrega debido a correos electrónicos inválidos o un error inesperado durante el envío. Los rebotes suaves son reconocidos por el servidor del correo del destinatario, pero se devuelven al remitente porque la casilla de correo está llena o no está disponible temporalmente. Lee acerca de las  diferencias entre rebotes duros y blandos y cómo se manejan a través de nuestro sistema.

ISP y tasas de rebote

Los  ISP han fijado umbrales de rebotes, desuscripciones y denuncias de abuso que los  ESP como MailChimp están obligados a cumplir. Si se superan estos umbrales, se podría activar  una advertencia o incluso la  suspensión de una cuenta.
Los umbrales fluctúan a lo largo del año según el volumen de envíos entrantes a un domain (dominio) de correo electrónico de un ISP respectivo. Debido a que los umbrales están en flujo relativo, y para evitar ayudar inadvertidamente a los spammers, los ISP no divulgan públicamente sus listas de umbrales. Si estás tomando las medidas adecuadas para suscribir personas a tu lista y mantienes  una lista limpia, no deberías tener que preocuparte por exceder estos límites.

Cómo reducir las tasas de rebote

Las altas tasas de rebote a menudo surgen a raíz de las listas que se han vuelto obsoletas, o por direcciones que se introdujeron o importaron de manera incorrecta.  Reconfirma tu lista para garantizar el interés de tu suscriptor y que la información de contacto esté actualizada. En general, te recomendamos que utilices las mejores prácticas mientras realizas el mantenimiento de tu lista y a  realizar un seguimiento de la participación de los suscriptores con el paso del tiempo.

  • Utiliza un proceso de opt-in doble
    Implementa un proceso de  opt-in doble para gestionar nuevos suscriptores. Las cuentas que utilizan opt-in doble experimentan menos problemas que los que utilizan un proceso de opt-in simple. Cuando utilizas opt-in doble, puedes estar seguro de que la dirección de correo electrónico es válida.

  • Supervisa activamente la participación de los susriptores
    Supervisa la participación de los suscriptores para que te ayude a mantener una lista saludable de suscriptores, y utiliza las herramientas de MailChimp para  mejorar tu contenido y recuperar a los suscriptores inactivos. Los datos de la lista tales como la  valoración de la actividad de los miembros pueden ayudarte a realizar un seguimiento de la participación.

¿Gestiona MailChimp mis rebotes?

Sí. Después de que envías con MailChimp, eliminamos de tu lista las  direcciones rebotadas, imposibles de entregar. Para evitar futuras importaciones accidentales de estas direcciones imposibles de entregar, las guardamos para cada lista.

Sin embargo, no hay una lista de supresión que abarque toda la cuenta. Al importar a una nueva lista, MailChimp no puede bloquear a los suscriptores que rebotaron o que se desuscribieron de otra lista.  Por esta razón, agregar nuevos suscriptores a la lista actual es una de  las mejores prácticas para la administración de una lista.

Y a pesar de que administramos las direcciones rebotadas para fines de mantenimiento, MailChimp no es un servicio de  limpieza de listas. Si importas una lista antigua o inválida, puedes ver un gran número de quejas por spam, mensajes imposibles de enviar o desuscripciones. Esto puede causar sospechas en nuestro sistema y llevar a  advertencias de la cuenta.

¿Te fue útil este artículo?
¿Qué podemos hacer para mejorar tu experiencia con artículos como este?

Servicio técnico