Acerca de los filtros de spam

Los filtros de spam utilizan una gran cantidad de diferentes criterios para juzgar los correos electrónicos entrantes. Los factores se ponderan y se suman para asignar una puntuación de spam, que determina si la campaña pasará o no el filtro. Las puntuaciones de aprobación varían de un servidor a otro, por lo que una campaña puede superar unos filtros pero otros no.

Incluso los  remitentes cumplidores con listas  basadas en permisos pueden quedar marcados por los filtros de spam agresivos. La mejor manera de evitar estos falsos positivos es entender mejor cómo funcionan los filtros de spam.

En este artículo, aprenderás más acerca de los filtros de spam y cómo determinar si tienes un problema con el contenido.

Qué buscan los filtros de spam

Debido a que los diferentes filtros de spam pueden funcionar de forma ligeramente distinta, puede ser difícil acertar los criterios exactos que determinan qué es spam y qué no. Sin embargo, hay algunas características básicas de spam que tienen ser ciertas. A continuación verás algunas de las cosas comunes que los filtros de spam buscan y cómo evitarlas.

Metadatos de la campaña

Los filtros de spam quieren saber si conoces a la persona que recibe el correo electrónico.  Hay más posibilidades de que los filtros de spam marquen tu mensaje como spam si está dirigido a la dirección de correo electrónico de tu destinatario, en lugar de a su nombre. Recomendamos que utilices etiquetas merge para  personalizar el campo del remitente en el paso  Setup (Configuración) del Campaign Builder (Constructor de campañas).

Los filtros de spam también comprueban si ya estás en la lista de contactos del destinatario. Los filtros de spam generalmente juzgan más severamente a los remitentes que utilizan direcciones de correo electrónico anónimas y gratuitas, tales como Gmail, que a los  dominios verificados. Sin embargo, los dominios privados también desarrollan su buena o mala reputación de envío, así que puede ser arriesgado enviar una gran campaña desde un dominio nuevo cuando todavía no ha establecido su reputación.

Pide a tus suscriptores que te agreguen a su libreta de direcciones o hazte una cuenta de correo electrónico con un  nombre de dominio privado. Las campañas enviadas a través de los servidores de MailChimp son autenticadas con cada campaña que envíes, pero también puedes configurar tu propia autenticación.

Tu dirección IP 

Algunos filtros de spam marcarán tus campañas si alguien ha enviado spam con la misma dirección IP. Cuando envías campañas a través de MailChimp, tu contenido se entrega a través de nuestros servidores. Esto significa que si una persona envía spam a través de MailChimp, podría afectar la capacidad de distribución del resto de los usuarios.

Nuestro Equipo de cumplimiento se toma el spam y las  denuncias de abuso muy seriamente. Hacemos todo lo posible por mantener nuestra reputación de envío intacta, así que es importante que tú también cumplas con tu parte acatando  nuestras Condiciones de uso.

Contenido y formato

El contenido de la campaña debe ser claro, sencillo y equilibrado. Los dominios privados y algunos proveedores de servicios de Internet (ISP) pueden tener filtros de spam más agresivos que marcan los correos electrónicos basados ​​en el contenido o imágenes específicas. No hay reglas duras y rápidas en cuanto al formato, pero se recomienda utilizar campañas A/B Testing y Multivariantes para probar cómo los cambios en el contenido de tu campaña afectan la distribución a los dominios privados y proveedores servicios de Internet.

  • Todos tus suscriptores deben haber  optado por ingresar a tu lista y estar familiarizados con tu marca.
  • Diseña el contenido de tu campaña teniendo en mente el público específico, pero mantén la  coherencia visual de la marca. Idealmente, el diseño de tus campañas de MailChimp debe coincidir con el contenido presente en tus perfiles sociales y la página web.
  • Asegúrate de que todos los  enlaces sean válidos y evita los acortadores de enlaces.

Código

Los códigos descuidados, las etiquetas adicionales y los códigos  tomados de Microsoft Word pueden activar los filtros de spam.

Te recomendamos utilizar una de nuestras plantillas o trabajar con un diseñador.

El panorama global

El tema del spam es un problema real que todos en la comunidad de los correos electrónicos deberían tomar en serio. En su mayor parte, evitar los filtros de spam se trata de permanecer en cumplimiento y comprender cómo se ve tu campaña en su totalidad. Los filtros de spam utilizan sofisticados algoritmos para analizar muchísimos correos electrónicos con muchísimos criterios distintos.
Lo más importante es que si algo en tu correo electrónico activa un filtro de spam, lo más probable es que requiera un examen más a fondo, pero normalmente tu campaña debería tener múltiples activaciones para ser filtrada como spam. Siempre  permanece en cumplimiento, prueba tus campañas y aprovecha nuestra herramienta de Inbox Preview.

Cómo determinar si tienes algún problema

No siempre es obvio si tienes un  problema de denuncias de spam, pero las  estadísticas en los informes de tu campaña son un buen lugar para comenzar. Busca  Abuse Reports (Informes de abuso) en la página Overview (Resumen) de un informe de campaña. Si es mayor que cero, haz clic en el menú desplegable Activity (Actividad) y selecciona  Complaints (Denuncias para obtener  más información.
Por último, mira tus  bounces (rebotes) y SMTP replies (respuestas SMTP). Si la respuesta SMTP menciona procesos abortados o un error permanente, eso podría indicar un problema con el filtro de spam.

¿Te fue útil este artículo?
¿Hay algo más que podemos hacer para mejorar nuestro sitio?

Servicio técnico